Lauro Amezcua-Patino


¿Qué es el trastorno bipolar?
Lauro Amezcua-Patiño, MD


Uno de los principios del diagnóstico psiquiátrico es que continuo y progresivo. Cuanto más comprendamos la película de la vida del paciente y observemos los siguientes capítulos después de
evaluar a un paciente, nuestra comprensión diagnóstica será más precisa.

Para la pregunta de esta semana, la respuesta corta es que el trastorno bipolar es un trastorno del cerebro con síntomas variados, cíclicos y crónicos, que incluyen períodos de depresión y períodos de manía (aumento de energía y motivación, pensamientos acelerados, disminución de la necesidad de dormir, sensación de grandiosidad y, en ocasiones, irritabilidad).

Bipolar se ha utilizado recientemente como un adjetivo para calificar libremente a personas, objetos y eventos. Como: "La lavadora es Bipolar", "El clima es Bipolar", "Mi relación es Bipolar", “Mi jefe es Bipolar”," Mi teléfono celular es Bipolar ".

Cuando se usa como adjetivo, estamos tratando de decir que alguien o algo es impredecible o defectuoso. En general, no es aconsejable usar "Bipolar" como adjetivo, ya que trivializa la seriedad de un trastorno grave y de quienes lo padecen.

El trastorno bipolar también se conoce como enfermedad maníaco-depresiva, un término que describe mejor los dos "polos" de este trastorno. La presentación clásica del trastorno se manifiesta por episodios distintos de depresión que duran al este 2 semanas (como en la depresión mayor, también conocida como depresión unipolar) y se manifiesta por disminución de la energía, disminución de la motivación,

disminución del interés, dificultad para concentrarse, disminución o aumento del apetito, dificultad para dormir o dormir demasiado, sentimientos de desesperanza e impotencia, y con frecuencia
pensamientos de suicidio.

El otro polo, conocido como manía o hipomanía, generalmente se manifiesta por un aumento de energía, disminución de necesidad para dormir, pensamientos acelerados, estado de ánimo eufórico o elevado, habla rápida, pensamientos acelerados, comportamientos de alto riesgo y sentimientos de grandiosidad. Todos estos síntomas duran al menos 1 semana o son tan graves que requieren
hospitalización.

La presentación clásica se conoce como trastorno bipolar 1, y en algunos casos puede presentarse con síntomas delirantes o psicóticos.

La mayoría de los pacientes que sufren de estos trastornos tienen episodios de comportamiento equilibrado entre episodios. Sin embargo, existen múltiples variaciones de presentaciones, algunas con un menor grado de manía conocida como hipomanía y episodios más frecuentes de depresión. Esta segunda presentación se conoce como trastorno bipolar tipo 2.

En general, los pacientes que sufren de trastorno bipolar tienden a buscar ayuda principalmente cuando están deprimidos, los pacientes que sufren de manía aguda rara vez buscan ayuda voluntariamente.

Los pacientes que sufren de depresión mayor / depresión unipolar tienen los mismos síntomas que aquellos deprimidos en un trastorno bipolar. La única forma de identificar a las personas con trastorno


bipolar es la historia o la presencia de manía o hipomanía. Esto hace que el diagnóstico del trastorno bipolar sea más complicado, especialmente en pacientes jóvenes, ya que el trastorno bipolar se
presenta con mayor frecuencia inicialmente como un episodio de depresión se vera prácticamente idéntico a la depresión mayor.


Sin embargo, hay algunas características del paciente y del historial que aumentaron nuestra sospecha de un diagnóstico de trastorno bipolar como: Antecedentes familiares de trastorno bipolar (genética), reacciones anormales a antidepresivos como manía o irritabilidad después de iniciar el tratamiento, antecedentes de traumas infantiles, abuso de sustancias, antecedentes de TDAH, e historia del trastorno de ansiedad.

Ninguno de estos factores por sí mismos es diagnóstico de trastorno bipolar, sin embargo, levantan la sospecha del trastorno.

El trastorno bipolar afecta a entre el 2 y el 3% de la población, y sus síntomas pueden conducir a una grave disfunción personal y social, incluida la incapacidad para trabajar, la incapacidad para relacionarse con la familia y las personas en general, alto riesgo de suicidio, alto riesgo de abuso de sustancias, problemas financieros y alto riesgo de comportamiento suicida.

En raras ocasiones, nos encontramos con pacientes que están severamente deprimidos y experimentan algunos síntomas de manía o irritabilidad al mismo tiempo, esto ahora se conoce como trastorno bipolar deprimido con características mixtas y, en mi experiencia, representan uno de los riesgos más altos para ell suicidio en psiquiatría. Si conoce a alguien que sufre de depresión severa con o sin antecedentes de manía, anímelos a buscar ayuda profesional.

Existen múltiples medicamentos disponibles para tratar los síntomas asociados con el trastorno bipolar. Si alguien está experimentando ideas suicidas, debe recibir ayuda psiquiátrica con urgencia.

La psicoterapia y la psicoeducación son bastante útiles para ayudar a las personas con trastorno bipolar a manejar su vida de formas más adecuadas y menos destructivas, incluyendo, pero no limitado a,
terapias cognitivas conductuales, terapia familiar, terapia interpersonal, terapia grupal y educación sobre enfermedades.


Si sufre alguno de estos síntomas, busque ayuda profesional.


_('Imágen de usuario')
Lauro Amezcua-Patino

En Video en Youtube. Suscribanse


_('Imágen de usuario')
Lauro Amezcua-Patino

Por qué es importante dormir bien?

Dr. Lauro Amezcua Patiño, FAPA.


Puedo decir categóricamente que dormir no es solo importante; es esencial. Tan necesario para la supervivencia como respirar, comer y tomar líquidos. Los biólogos describen el sueño como una necesidad biológica primaria. Es decir, sin eso, moriríamos. Un ser humano puede pasar semanas sin comida, días sin agua, pero menos de 72 horas sin dormir puede causar daños significativos, incluso a largo plazo.

Los humanos pasamos un tercio de nuestras vidas, dormidos. Uno debe concluir que dormir es una parte necesaria de nuestras vidas.
Si la Naturaleza o Dios nos dieron una función que realizamos durante una parte tan importante de nuestras vidas, podemos asumir con seguridad que probablemente es bastante importante. ¿Pero por qué es así?

El sueño proporciona un tiempo para que nuestro cuerpo y mente realicen procesos biológicos muy importantes que faciliten el fortalecimiento y la restauración de funciones importantes.
Funciones que incluyen la síntesis de hormonas, el crecimiento y la reparación de los músculos, la consolidación y la transferencia de recuerdos desde áreas de memoria a corto plazo donde los recuerdos se experimentan por primera vez a áreas de almacenamiento de recuerdos a largo plazo, estos procesos ocurren solo mientras dormimos.
El sueño también permite que el cerebro elimine los productos de desecho acumulados durante nuestras horas de vigilia. Esencialmente, es la parada diaria de nuestro cuerpo para cambiar, reparar y rejuvenecer.

La falta de sueño a corto plazo provoca irritabilidad, cambios de humor y afecta significativamente la memoria y nuestras habilidades de tomar de decisiones. Lo hace al afectar negativamente las conexiones neuronales dentro de nuestro cerebro. La privación del sueño a largo plazo puede, en casos extremos, incluso provocar la muerte. Privarnos del sueño expone al cerebro a posibles daños, incluida la posibilidad de pérdida permanente de células cerebrales. La única forma de prevenir esto es un sueño adecuado, profundo y regenerativo.

La cantidad de sueño que necesita una persona varía de un individuo a otro. Sin embargo, los estudios han demostrado que la mayoría de las personas necesitan una cantidad variable para dormir, dependiendo de sus niveles de actividad y edad. Un bebé recién nacido, cuyo cuerpo y cerebro aún están en desarrollo, necesita unas 14-17 horas por día. Los adultos mayores mayores de 65 años necesitan entre 6.5 y 8 horas por noche, en promedio.
Nuestros adolescentes aún en desarrollo, con sus hormonas en constante cambio y el desarrollo de la corteza prefrontal, necesitan 8-10 horas de sueño por día. Para el adulto en edad laboral promedio, entre 7 y 9 horas se considera saludable.

En la sociedad moderna, llena de las demandas de la vida diaria y el aumento del estrés, es difícil para muchos mantener buenos hábitos de sueño. La falta de sueño no solo afecta nuestro rendimiento diario, es tóxico para el cerebro a largo plazo. Al igual que cualquier sistema que funcione con combustible, se producen productos de desecho que deben purgarse. En el cerebro, la acumulación de productos de desecho como los beta-amiloides y las proteínas Tau afectan negativamente nuestra función cognitiva y, según han demostrado los estudios, pueden aumentar el riesgo de demencia a medida que envejecemos.

El CDC (Centro para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos de America) ha declarado que el sueño insuficiente es un "problema de salud pública" grave. Las personas que duermen mal mueren más jóvenes, están más fatigadas, sufren depresión y ansiedad con mayor frecuencia, tienen una mayor incidencia de hipertensión, obesidad y diabetes, tienen más accidentes automovilísticos, cometen más errores en el trabajo, tienen más dificultades para aprender, tienen más infecciones y Son más irritables.

Estas personas privadas de sueño causan más accidentes en el lugar de trabajo y en nuestras carreteras. Conducir u operar equipos mientras está demasiado cansado se considera tan peligroso como beber alcohol y conducir. Las consecuencias sanitarias, psicológicas y económicas de una sociedad con falta de sueño son inmensas, elevando el costo de la atención médica, la productividad, los costos laborales y el sufrimiento humano.

Junto con el ejercicio y una buena nutrición, el sueño es la base de una vida saludable. Ser personalmente responsable de nuestro buen sueño es una de las mejores inversiones que podemos hacer para nuestra salud, productividad y longevidad.

¿Qué es un sueño saludable?

Esencialmente, períodos de sueño largo, profundo e ininterrumpido. Para ayudarnos a conseguir eso, es útil seguir algunas de estas reglas comprobadas para dormir bien.

• Mantenga un buen horario de sueño que le permita dormir al menos 7 horas por noche.

• Haga lo posible por irse a la cama y despertarse a la misma hora todos los días. (incluidos los fines de semana)

• Use su cama solo para dormir y tener relaciones sexuales.

• Haga que su habitación sea cómoda y relajante.

• Evite las luces brillantes durante al menos 30 minutos antes de dormir.

• No usar aparatos electrónicos durante al menos 30 minutos antes de dormir

• Evite las comidas abundantes antes de acostarse.

• Evite el alcohol antes de acostarse.

• No te metas en la cama hasta que tengas sueño
• Si no está dormido después de 20 minutos de acostarse, salga de la cama

• Evite grandes cantidades de líquidos antes de acostarse.

Los consejos anteriores, conocidos colectivamente como "Higiene del sueño", son clave para proporcionar un sueño reparador, restaurador y efectivo.

Incluso las unidades militares como los SEAL y la Fuerza Delta monitorean el sueño para sus operadores de élite, emitiendo monitores de sueño para cada comando.

Es importante que todos tomemos el sueño tan en serio como nuestras horas de vigilia para garantizar la salud, la vitalidad y la longevidad.

Si tiene problemas para dormir a pesar de sus esfuerzos por mantener la higiene del sueño, hable con su médico de familia para una evaluación del sueño. Recuerde, si descuida su sueño, descuida todo su ser,


_('Imágen de usuario')

Usamos cookies para que la web funcione, personalizar contenido, analizar trafico, mostrar anuncios personalizados y para integrar redes sociales. Compartimos información con nuestros partners de analítica, publicidad y redes sociales para el registro. Si pulsas “Aceptar” o continuas navegando, aceptas su uso.


Más Información